Estamos dominados por nuestra forma de dominar la naturaleza

Técnica mixta, 2018 - 2019

“Se puede encontrar belleza en un rostro totalmente artificial, pero nunca se experimentará la impresión de autenticidad que produce la belleza sin maquillaje”. El elogio de la sombra (Tanizaki).

El ser humano se está convirtiendo en una especie invasora dentro de su propio hábitat, produciendo alteraciones que condicionan su propia existencia. Las transformaciones que genera en la naturaleza para su propio beneficio genera espacios manipulados en los que llevar a cabo su vida cotidiana.

Estos espacios manipulados han perdido su virginidad inicial, convirtiéndose en artificiales, pero los aceptamos como naturales.

Dentro de este apropiacionismo, condicionamos a la naturaleza en muchas ocasiones hasta el absurdo y este proyecto busca, en particular, el artificio generado en torno a la vegetación. Ésta nos conecta con lo más remoto del ser humano, pero su presencia en el medio urbano, roza en situaciones lo irracional. Su colocación en las calles, su inclusión en el hogar,...”Estamos dominados por nuestra forma de dominar la naturaleza” observa esta realidad y la devuelve al espectador, a su creador, para hacer que se cuestione su relación cotidiana con la naturaleza, una relación que se vincula directamente con la cultura del exceso en la que vivimos hoy en día, esa filosofía consumista en la que estamos sumergidos.